«Dásele licencia y privilegio»: Don Quijote y la aprobación de libros en el Siglo de Oro, por Fernando Bouza

Madrid, Akal, 2012

«Todo empezó con un simple memorial de petición para imprimir un libro firmado por Miguel de Cervantes que fue elevado al Consejo Real de Castilla a través de la secretaría de Juan Gallo y del que el alto tribunal de gobierno empezó a ocuparse el 20 de julio de 1604. El consejero Gil Ramírez de Arellano fue quien recibió la encomienda de concederle, o no, lo que pedía y, en consecuencia, quien decidió que Antonio de Herrera realizase su censura, firmada por el cronista el 11 de septiembre y ahora por fortuna recuperada».

El seguimiento de los distintos pasos por los que el manuscrito titulado entonces El Ingenioso Hidalgo de la Mancha se convirtió en las aventuras impresas de Don Quijote de la Mancha entre julio y diciembre de 1604 permite adentrarse en el proceso de aprobación de textos que era preceptivo para la impresión de un libro en el Siglo de Oro. Autores y censores, libreros e impresores, encomenderos y secretarios revelan las prácticas cotidianas en la concesión o denegación de licencias de impresión y en la fijación de la tasa que hacían una realidad concreta de la compleja normativa en estas materias acumulada desde tiempos de los Reyes Católicos. Su análisis permite conocer mejor la tramitación de la censura previa en España, mostrando cómo la existencia de evidentes intereses mercantiles en torno al libro o la rivalidad entre quienes eran autores y, al tiempo, censores ayudaron a la construcción de la moderna república de las letras hispana».

Fernando Bouza acaba de publicar un nuevo libro, que da cuenta de sus últimas investigaciones alrededor de la licencia de impresión de la primera parte del Quijote y de los preliminares legales de los libros impresos en los siglos XVI y XVII. Un libro que es una verdadera joya por los datos que aporta, por las magníficas fotografías a color, en que se puede apreciar, por ejemplo, el Memorial fechado en julio de 1604 en Valladolid por el que Miguel de Cervantes pide licencia y privilegio para imprimir «un libro intitulado el ingenioso hidalgo de la mancha». Un libro que es un tesoro de noticias, de datos, de recuperación de una de las etapas más oscuras y menos conocidas (por la falta, en muchos casos de materiales y de su estudio en otros tantos) de la vida de un libro impreso en los Siglos de Oro.

José Manuel Lucía Megías

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Preliminares legales, Quijote y etiquetada por jmlucia. Guarda enlace permanente.

Acerca de jmlucia

Catedrático de Filología Románica de la Universidad Complutense de Madrid. Presidente de la Asociación de Cervantistas. Escritor, autor de más de 9 libros de poesía. Director del Banco de imágenes del Quijote (http://www.qbi2005.com), y de la plataforma literaria "Escritores complutenses 2.0" (http://biblioteca.ucm.es/escritores)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s