Recreaciones cervantinas y quijotescas en la prensa: Nuevos títulos de la Biblioteca Nacional de España

 

La Biblioteca Nacional de España continúa la incansable labor de digitalización de sus fondos. El pasado 27 de mayo, la Hemeroteca Digital incorporaba 97 nuevos títulos que se suman a la ya abundante colección de periódicos que pueden consultarse desde esta plataforma. Entre estos, cuatro mantienen una clara filiación cervantina (si bien en algún caso no pasa del mero título referencial):

El Caballero de la triste figura. 1-3-1868, n.º 1 [fuente: Biblioteca Nacional de España]

El Caballero de la Triste Figura. 1-3-1868, n.º 1 [fuente: Biblioteca Nacional de España]

*   *   *


El Caballero de la triste figura : periódico semanal de bellas letras. — [Burgos] : [El Caballero de la Triste Figura], 1866 (Burgos : Imp. de T. Arnáiz). — N. 1 (1 de marzo 1868)-n. 14 (31 mayo 1868)


El periódico burgalés El Caballero de la Triste Figura se hace un hueco entre las cabeceras periódicas consideradas como recreaciones cervantinas, además de por algunas referencias dispersas a la novela en el conjunto de sus artículos (las menos), por abrir cada número con la continuación del Quijote de José Martínez de Rives, recreación ampliamente estudiada por María Luisa Tobar en «Una tercera parte de Don Quijote del siglo XIX, compuesta por el Bachiller Avellanado» y «De cómo el Bachiller Avellanado hizo que don Quijote despertada de su secular sueño».

Don Quijote (Madrid. 1869) [fuente: Biblioteca Nacional de España]

Don Quijote (Madrid. 1869) [fuente: Biblioteca Nacional de España]

*   *   *


Don Quijote : periódico político satírico : [Madrid] : [Don Quijote], 1869 (Estab. Tip. de R. Vicente). — Año 1, n. 1 (5 en. 1869)-año 1, n. 42 (30 jul. 1869).


De esta publicación dice Givanel i Mas en el Catálogo de la Colección Cervantina (n.º 1016) que pertenece al Partido Moderado.

«Desde el prospecto hasta el último número que poseemos se ven nombres sacados del Quijote; por ejemplo: “el Bachiller Sansón Carrasco hacía las crónicas de la Corte; Angulo el Malo, los estrenos teatrales; el Barbero escribía composiciones poéticas; Don Quijote, y en su ausencia Sancho Panza, redactaba y comentaba las sesiones de Cortes; además, este último tenía a su cargo una sección intitulada Quijotadas“; y, además de estos, se leen artículos firmados por Durandarte, Altisidora, Ginés de Pasamonte, el Ventero, don Diego de Miranda, etc. En el prospecto se lee un artículo que comienza con las mismas palabras que las de la celebrada novela cervantina, interviniendo Don Quijote, Sancho y Merlín; y el editor nos dice que el Don Quijote defenderá la unidad católica, política y territorial, la forma monárquicoconstitucional, etc.» (Givanel i Mas).

La Patria de Cervantes (Madrid). (N. 2, 1902) [fuente: Biblioteca Nacional de España]

La Patria de Cervantes (Madrid). (N. 2, 1902) [fuente: Biblioteca Nacional de España]

*   *   *


La Patria de Cervantes : revista mensual literaria ilustrada. — Madrid : Bailly-Baillière e Hijos, 1901-1902. — [N. 1] (en. 1901)-n. 24 (dic. 1902).


La Patria de Cervantes es una de esas cabeceras que no tiene más de cervantino que el título. O bueno, no solo, ya que fue uno de los espacios de edición de la narrativa de aventuras en los primeros años del siglo (Givanel i Mas: n.º 1710).

Los números son volúmenes misceláneos que acogen cuentos, relatos y novelas breves, ilustrados con grabados de la más diversa índole: cuentos de Emilia Pardo Bazán junto con relatos fantásticos orientales, y hasta compartiendo espacio con El dogo sabueso de los Baskervilles.

Los Quijotes (Madrid). 25-3-1915, n.º 2 [fuente: Biblioteca Nacional de España]

Los Quijotes (Madrid). 25-3-1915, n.º 2 [fuente: Biblioteca Nacional de España]

*  *  *


Los Quijotes : publicación quincenal. — Madrid : [Los Quijotes], 1915-1918. — Año 1 n. 1 (10 marzo 1915)-año, n. 88 (25 oct. 1918). — (subtitulado como “publicación cervantista” del 25 de febrero 1916 al 10 de mayo 1916)


La publicación de Emilio G. Linera Los Quijotes se completó con un folletín suplementario con el texto de la novela de Cervantes que alcanzó a sacar los preliminares, los quince primeros capítulos y el principio del dieciséis. De esta publicación dice Givanel i Mas (n.º 2664) que es más «una revista literaria con algunos toques políticos» que una verdadera recreación. Los ensayos que se recogen en sus números suelen estar vinculados a caracteres cervantinos o pura inspiración, «como disculpa para la creación ensayística de alguno de sus colaboradores» (Givanel i Mas). A pesar de las duras palabras de Givanel, la cabecera ofrece cierto interés, incluso cervantino. Denle una oportunidad.

Anuncios

Cervantes desde Italia

Puede que Cervantes no cumpliera su deseo de marchar a Nápoles en su día, pero en pleno siglo XXI un grupo de críticos italo-españoles capitaneados por Maria Caterina Ruta y A. Robert Lauer han querido rendir un merecido homenaje cervantino en forma de un número especial de Cuadernos AISPI.

Con el título de Un paseo entre los centenarios cervantinos, esta miscelánea agrupa una docena de trabajos que abordan cuestiones tan dispares como la biografía de Cervantes, la poesía en los Quijotes, cuestiones narratológicas, las comedias y los entremeses, recreaciones qujiotescas, etc.

¡A disfrutarlo!

  • M. C. Ruta y A. R. Lauer, «Introducción»
  • J. M. Lucía Megías, «Un personaje llamado Miguel de Cervantes: una lectura crítica de la documentación conservada»
  • R. Fine, «En torno a la representación de la mujer judía en la obra de Cervantes en el contexto de la literatura del Siglo de Oro español»
  • V. Orazi, «Reescrituras cervantinas en el teatro español contemporáneo: Els Joglar y el Quijote»
  • J. M. Martín Morán, «El peso de la voz: la autoridad del narrador en las Novelas ejemplares»
  • S. Byrne, «Coloquio, murmurar, “canes muti”: Cervantes y los jesuitas»
  • M. Lamberti, «”Un quídam Caporal italiano: relaciones del Viaje del Parnaso de Cervantes con los antecedentes italianos»
  • J. Montero Reguera, «Los tres Quijotes ante la poesía: una propuesta sobre el discurso poético de Cervantes»
  • F. Antonucci, «La estructura dramática del teatro cervantino de la “primera época”: una propuesta de análisis»
  • A. González, «El espacio y la representación en los entremeses de Cervantes»
  • A. Jurado Santos, «El Quijote prerromántico en la Europa occidental: catálogo y propuesta de estudio»
  • A. Presas, «Recreación del Quijote en la ópera italiana: condicionantes y convenciones del género receptor»
  • A. Ruffinato, «Entre asaduras y salpicones (Joyce y Cervantes)»

Don Quijote en Lugo

Se ha celebrado en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago de Compostela, con sede en Lugo, el XI Curso de Primavera de la USC con el título general de IV Centenario da publicación de El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615-2015). Durante tres intensas jornadas (21-23 de abril) muchos aspectos de la segunda parte del Quijote fueron analizados en esta edición del ya tradicional curso de primavera lugués coordinado muy eficazmente por las profesoras Cristina Patiño Eirín y Ana Goy Diz.

Luis Iglesias Feijoo y Cristina Patiño.

Luis Iglesias Feijoo y Cristina Patiño Eirín.

Abrió las sesiones el profesor Luis Iglesias Feijoo al que siguió una veintena larga de intervenciones repartidas en tres días. El encuentro fue ocasión propicia para homenajear al pintor Juan Queralt Blanch, fallecido apenas unos meses antes. Dexonos harto consuelo su memoria.

Cervantes (1934), de Bruno Frank, objeto de estudio del cervantismo

Bruno FrankLa producción novelística de Bruno Frank (1887-1945) se ve directamente afectada por las repercusiones que la llegada al poder del régimen nacional-socialista tuvo para la literatura alemana de los años 30. Durante este periodo, serán varios los autores que vean en el medio de la novela histórica una herramienta para eludir la censura ejercida por las autoridades nazis. Entre 1930 y 1942, encontramos numerosas novelas de temática hispánica, entre las que destacan Ferdinand und Isabella [Fernando e Isabel] (1936), de Hermann Kesten, Las Casas vor Karl V. [Las Casas ante Carlos V] (1938), de Reinhold Schneider, o Ich der König: Philipp der zweite [Yo el rey: Felipe II] (1938), también de Kesten (Alonso Imaz 46-47).
Dentro de este resurgimiento de la novela histórica, en el que el interés por los temas españoles no resulta casual (especialmente si tenemos en cuenta los paralelismos entre los acontecimientos históricos de la España moderna y el transcurso de la historia alemana durante este periodo), surge la novela Cervantes (1934), en la que Frank nos ofrece una interpretación novelística y personal de la vida del autor del Quijote, y que retrata la gestación de la gran obra cervantina como el resultado de una vida de sinsabores y decepciones para un espíritu libre e imaginativo, el del autor alcalaíno, que vuelca sus desengaños en la construcción de la figura del Ingenioso Hidalgo.
La obra de Frank, largamente olvidada por la crítica, parece haber despertado durante el pasado año el interés de los estudiosos, ya que nos encontramos con dos artículos dedicados a la novela del autor alemán. El primero de ellos, “El Cervantes del exiliado Bruno Frank (1887-1945). El autor del Quijote como protagonista de un texto histórico”, firmado por Luis Acosta, catedrático de Filología Alemana de la Universidad Complutense de Madrid, se enmarca en el volumen Rückblicke und Neue Perspektiven (Bern: Peter Lang), resultado de la XIII Semana de Estudios Germánicos celebrada en Madrid en 2011. En él, Acosta traza una serie de paralelismos entre la figura ficcional del autor del Quijote a la que Frank da vida en su novela con las propias experiencias como exiliado del propio autor, que abandonó Alemania en 1933 por su condición de judío, para explorar posteriormente el uso de la novela histórica como medio de crítica al gobierno de Hitler y los inquietantes paralelismos entre su figura y la de Felipe II.
También de 2013, y dentro de la excelente publicación colectiva editada por Carlos Mata Induráin, Recreaciones quijotescas y cervantinas en la narrativa (Pamplona: Eunsa), nos encontramos con el artículo de Heinz-Peter Endress, “Cervantes como protagonista ficticio. Sobre una novela de Bruno Frank” (1934), también dedicado a la novela del autor alemán. Esperamos que las contribuciones de Acosta y Endress despierten un renovado interés por la novela de Frank, que vuelve a demostrar la veneración continuada que la cultura germana ha dedicado al autor del Quijote desde el Romanticismo.

4148nfrBa-L._SY344_BO1,204,203,200_

Referencias bibliográficas:
Acosta, L. “El Cervantes del exiliado Bruno Frank (1887-1945). El autor del Quijote como protagonista de un texto histórico”, en Rückblicke und Neue Perspektiven-Miradas Retrospectivas y Nuevas Orientaciones, Eds. Fernández Bueno, M., Llamas Ubieto, M., y Sánchez Hernández, P. Bern: Peter Lang, 2013: 17-43.
Alonso Imaz, C. “El exilio interior: Reinhold Schneider y su obra Las Casas vor Karl V” en Rückblicke und Neue Perspektiven-Miradas Retrospectivas y Nuevas Orientaciones, Eds. Fernández Bueno, M., Llamas Ubieto, M., y Sánchez Hernández, P. Bern: Peter Lang, 2013: 45-57.
Endress, H.P. “Cervantes como protagonista ficticio. Sobre una novela de Bruno Frank” en , Ed. Carlos Mata Induráin, Pamplona: EUNSA, 2013: 93-99.

Disponible el programa del Congreso Internacional «Recreaciones quijotescas y cervantinas en la poesía y el ensayo»

ImagenEstá disponible en la web el programa del Congreso Internacional «Recreaciones quijotescas y cervantinas en la poesía y el ensayo» que se celebrará en Pamplona, en la Universidad de Navarra, los días 12 y 13 de diciembre de 2013.

Toda la información sobre el Congreso se encuentra disponible en la web:

http://www.unav.edu/congreso/rqc-poesia-y-ensayo/

Cervantes y la literatura del código: “Misión Cervantes”, de Brad Thor

Vaaaaaaaaale, lo reconozco: me gusta leer, a veces, algún título de la denominada “literatura del código”: ya sabéis, esa inmensa producción literaria que, a rebufo del éxito del Código Da Vinci de Dan Brown, consiste en idear una historia narrativa en torno a un cuadro, un libro, una partitura, un… lo que sea que encierra en su interior una clave secreta que permite revelar un misterio oculto durante siglos de incalculable trascendencia para la historia de la humanidad. El misterio viene del pasado, pero se investiga en el presente, con lo que ya tenemos creados dos planos diferentes de narración. Y todo ello convenientemente aderezado con los consabidos buscadores y defensores del misterio (agrupados estos en sectas o hermandades que se mantienen a lo largo de los tiempos), malos muy malos sin ningún tipo de escrúpulos morales, secundados por sicarios crueles y sádicos, y asesinatos a tutiplén (a ser posible, rituales). En el esquema —nunca mejor dicho— no puede faltar un detective más o menos profesional (puede ser un policía, un investigador privado, un pesquisidor, si se trata de tiempos pretéritos, un agente secreto, un erudito investigador, un periodista de bien despierto genio…), ni por supuesto una mujer atractiva (más o menos fatal, según los casos) que proporcione a la historia la consabida y necesaria tensión sexual, etc., etc.

Son libros de lectura fácil y “desengrasante”, pequeños paréntesis de distracción entre otras lecturas más sesudas y académicas. Best-sellers con todas las marcas y tics del género, con mayores o menores pretensiones de calidad literaria, pero por lo general bastante entretenidos… si eres aficionado al subgénero. (Entre paréntesis, he de decir que mi gusto literario quedó estragado hace ya unas décadas leyendo folletinescas novelas históricas de la época romántica, ¡qué se le va a hacer!)

Pues bien, esta tarde, echando un vistazo a la sección de novedades de una librería pamplonesa, encuentro un libro que inmediatamente atrae mi atención por su título: Misión Cervantes, de un tal Brad Thor, y esta frase de reclamo en la portada: “1400 años después… los hombres aún siguen matando para mantener el secreto oculto”.

-1Sorprendido —ma non troppo a estas alturas: “cosas veredes, amigo Sancho…”—, doy la vuelta al libro para leer la contracubierta, que propone nada menos que lo siguiente:

Brad Thor, el actual maestro del suspense norteamericano, aclamado por escritores como Dan Brown o Steve Berry y autor de éxito con más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo, nos presenta un fantástico thriller político internacional. Scot Harvath, un exagente de los cuerpos especiales de la Marina estadounidense, deberá luchar contrarreloj para desvelar un fabuloso secreto en el que tres elementos encajan como un rompecabezas: Thomas Jefferson —tercer presidente de Estados Unidos—, un criptograma ingeniosamente oculto entre las páginas del Quijote y una revelación del profeta Mahoma que jamás vio la luz.

¡Toma del frasco, Carrasco! Nada menos que el presidente Jefferson (personaje histórico nada ajeno a estos tejemanejes “del código”: ya sabéis, lo de los símbolos masónicos en el billete de dólar, etc.), nuestro querido Quijote (y no es, por supuesto, la primera vez que la ficción literaria —¡y aun cierta  bibliografía cervantista!— nos habla de claves, enigmas e insondables misterios encerrados en la novela) y, todavía más, rizando el rizo, una desconocida profecía de Mahoma…

Por si esto no fuera suficiente para decidirme a comprar el libro (para mí ya lo es: están a punto de cerrar, así que corro enseguida al mostrador de la librería, deleitándome ya con fruición, por adelantado, en las horas de grata lectura que me esperan en cuanto pueda ponerme con semejante “rompecabezas”), la contracubierta sigue prometiendo:

Con una narrativa vibrante, llena de acción y con giros inesperados que sorprenden constantemente al lector, Brad Thor nos atrapa con una fascinante historia que cautivará incluso a los lectores más exigentes, y nos presenta una nueva aventura de un personaje llamado a convertirse en héroe de nuestros tiempos.

Eso de que la aventura cautivará “incluso a los lectores más exigentes” me escama un poco: ¿qué pasa, que la mayoría de los lectores que esperan tener los de la editorial es una masa de público poco exigente, consumidor de literatura barata, fácil de cautivar? No sé, no sé, pero el inciso de marras da que pensar… Y yo, por cierto, ¿estaré en el grupo de “los lectores más exigentes” o seré parte de la masa amorfa de poco exigentes consumidores de literatura popular?

Dejo estar ahí la cosa (doblemos aquí la hoja, si lo prefieren más culto) y acudo después a las solapas interiores, para descubrir que este autor de best-sellers con apellido de dios nórdico es licenciado por la Universidad de Southern California y que fue miembro del Programa de Análisis “Célula Roja” del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (no sé qué cosa sea, pero suena a importante, a juzgar al menos por lo que estamos acostumbrados a ver en las películas USA…); y también que cuenta en su haber con títulos como The Lions of Lucerne, Path of the Assassin, State of the Union, Blowback, Takedown, The Apostle y, traducido al español, El primer mandamiento. Lo siento, amigo Brad Thor, pero mi ignorancia es enciclopédica (abarca todos los saberes) y no te conocía de nada hasta que no me he tropezado casi de casualidad con tu Misión Cervantes (Madrid, Ediciones Martínez Roca, 2013).

En fin, prometo leer el libro en breve y ofrecer mis impresiones de lectura. Por mientras, un pequeño detalle sobre el título: veo que el original era The Last Patriot, y que para la versión en español se ha cambiado a este atractivo Misión Cervantes, seguramente buscando con él un buen banderín de enganche para los lectores hispánicos (ya se sabe que Cervantes es un autor universal que tiene mucho gancho, que su figura y su obra generan gran interés, etc., etc.). En mi caso, al menos, la estrategia comercial ha funcionado: seguramente, al pasar la vista por la sección de novedades, no habría llamado mi atención un libro titulado El último patriota. Sí, en cambio, y mucho, uno titulado Misión Cervantes, que promete intriga sin cuento mezclando —ya veremos si con un “orden desordenado” o no— a Thomas Jefferson, el misterio de turno encerrado en el Quijote y una profecía inédita de Mahoma. ¡¡Ay, estoy impaciente por comenzar la lectura!!

Reunión de cervantistas en Francia

Hace unos días, la Universidad Jean Monnet de Saint-Étienne acogió el Congreso Internacional «Cervantes, las Novelas Ejemplares y sus recreaciones en la literatura y en el arte (1613-2013)», coorganizado por el Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO) de la Universidad de Navarra y el Centre d’Études de Littératures Étrangères et Comparées (CELEC – EA 3069) de la Universidad de Saint-Étienne, Saint-Étienne, 30-31 de mayo de 2013.

Adrián J. Sáez, Emmanuel Marigno y Juan M. Escudero.

Adrián J. Sáez, Emmanuel Marigno y Juan M. Escudero.

Sabiamente orquestado por el prof. Emmanuel Marigno, el congreso acogió a una veintena de estudiosos (de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Portugal y Suiza) de la obra cervantina que debatieron temas tan variados como el discurso del amor y la intencionalidad discursiva en las Novelas ejemplares (Jean-Michel Laspéras y Michel Moner), el arte cervantino de novelar (Paula Renata de Araujo), el concepto de ejemplaridad trágica (Pierre Darnis), la teoría de la afectividad en La fuerza de la sangre (Carmela Mattza), algunas claves de la relación entre Campuzano y Estefanía (Adrián J. Sáez), la importancia de los cantares y la música en la colección (Cécile Iglesias y Susana Sarfson y Rodrigo Madrid), la relevancia de la cultura material en algunas novelitas (Daniel-Henri Pageaux), sus recreaciones literarias y artísticas  (Juan M. Escudero, Emmanuel Marigno, Emilio Martínez Mata, Carlos Mata Induráin, Hugo H. Ramírez Sierra, Jean-Claude Seguin, Jacques Soubeyraoux), su fortuna en traducciones (Javier García Albero para el caso alemán), su relación con otros ingenios como Tirso (Naima Lamari) y Pires de Rebelo (Maria Inês Nemesio) o el Quijote interactivo de la BNE (Sonia Kerfa).