Los últimos días de Cervantes, su muerte y entierro, recreados en Twitter (#ÚltimosDíasCervantes)

Desde el pasado lunes 18, y hasta las 12 de la noche (hora española) de hoy sábado 23 de abril, Día del Libro, estamos contando en Twitter cómo fueron —o cómo pudieron haber sido— Los últimos días de Cervantes. El relato se está construyendo desde la cuenta del Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO) de la Universidad de Navarra (@griso_unav) con la etiqueta #ÚltimosDíasCervantes.

UltimosDiasCervantes_MemeConCuenta

La evocación comenzó el lunes 18 a las 9 de la mañana (hora española): Cervantes está ya viejo y muy enfermo y recibe la Extremaunción. Desde su lecho de moribundo en su casa de la calle del León, en esas horas que discurren lentas, en un duermevela continuo, evoca sus años de juventud: sus estudios, su faceta de soldado (en especial su participación en la batalla naval de Lepanto) y su cautiverio en Argel.

El martes se rememoraron los hechos y los (posibles) pensamientos correspondientes al 19 de abril de 1616. Cervantes redacta la dedicatoria del Persiles al conde de Lemos. Se mezclan en su cabeza recuerdos de sus obras literarias y otras vivencias personales del pasado, en especial su matrimonio en Esquivias con Catalina de Salazar y Palacios y el proceso a la familia por la muerte del caballero don Gaspar de Ezpeleta en Valladolid.

El miércoles se recreó el 20 de abril de hace cuatro siglos: Cervantes, demasiado cansado ya para tomar la pluma y escribir, dicta el prólogo del Persiles. Está muy enfermo físicamente, pero conserva toda la lucidez mental. Se van sucediendo los recuerdos personales y literarios, en especial los relacionados con el cultivo del teatro y la rivalidad con Lope de Vega en este terreno.

El jueves 20 contamos cómo Cervantes se preparaba ya para bien morir: se confiesa de nuevo y hace testamento. Está completamente lúcido, de forma que siguen los recuerdos personales (sus amores con Ana de Villafranca y Rojas y el nacimiento de su hija natural Isabel de Saavedra) y literarios (publicación de La Galatea, las Novelas ejemplares, el Quijote, la aparición del apócrifo Quijote de Avellaneda en 1614…).

Imagen10bis_TestamentodeCervantes_CanodelaPeña

Eduardo Cano de la Peña, El testamento de Cervantes.

Ayer viernes 22 de abril el hilo conductor fue la agonía y muerte de Cervantes. Sigue lúcido durante algunas horas, pero luego ya las últimas fuerzas se van escapando de su cuerpo. Finalmente, muere (en nuestra recreación tuitera, a las 16 horas, hora española). Inmediatamente se produce en el relato el cambio a otra voz narradora: un testigo contemporáneo pasa a comentar en tercera persona la noticia de su fallecimiento y los preparativos de su entierro para el día siguiente. El narrador es ahora Lázaro Rodríguez, un amigo de Cervantes del que apenas hablan sus biografías, quizá un vecino suyo de la calle del León…

Hoy estamos evocando aquel sábado 23 de abril de 1616. La familia de Cervantes, sus escasos amigos y los hermanos de la Venerable Orden Tercera de San Francisco han velado su cadáver durante toda la noche, rezando por el eterno descanso de su alma. Luego, depositan su cuerpo en el convento de las Trinitarias Descalzas, para cumplir la voluntad del escritor, que en la hora de su muerte no olvidó que fueron los frailes trinitarios quienes lo rescataron en Argel…

Imagen15_ConventodelasTrinitariasDescalzas

Convento de las Trinitarias Descalzas (Madrid).

El proyecto para contar en Twitter los #ÚltimosDíasCervantes ha sido dirigido por el profesor Carlos Mata Induráin, Secretario del GRISO y vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Cervantistas, y ha contado con la ayuda del Servicio de Comunicación Digital de la Universidad de Navarra y la colaboración de tres alumnas del doble grado de Filología Hispánica y Periodismo: Celia Doria Seviné, Liliana Neva Valencia y Belén Torres Lozano.

Esta iniciativa forma parte del amplio programa de actividades que está desarrollando GRISO-Universidad de Navarra a lo largo de este año 2016, en el marco de las conmemoraciones del IV Centenario de la muerte de Cervantes, el cual incluirá diversas publicaciones, eventos académicos y otras actividades de extensión cultural. Este programa culminará con la celebración en la Universidad de Navarra (Pamplona), los días 19-21 de diciembre de 2016, del Congreso Internacional «Cervantes, su obra y su tiempo. Cuarto centenario (1616-2016)».

23 de abril, 1616 — 23 de abril, 2016

Primera celebración oficial del 23 de abril como Homenaje a Miguel de Cervantes [Honras a la memoria de Cervantes. En El Museo Universal. — Madrid : [s.n.] (Imp. de Gaspar y Roig). — Año V, n. 18 (5 de mayo, 1861). — P. 141]

Primera celebración oficial del 23 de abril como Homenaje a Miguel de Cervantes [Honras a la memoria de Cervantes. En El Museo Universal. — Madrid : [s.n.] (Imp. de Gaspar y Roig). — Año V, n. 18 (5 de mayo, 1861). — P. 141] [fuente: Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España]


El silencio era únicamente interrumpido por la respiración tenue y fatigosa del enfermo, que dormitaba, y el leve ceceo del fraile abstraído en el curso de su rezo.
La fisonomía delgada y macilenta del anciano moribundo inspiraba veneración y respeto.
La del religioso, mansedumbre y caridad.
La del primero, blanca, de color pálido mate; frente ancha y desembarazada, a cuyos extremos se arraigaban escasos mechones de plateados cabellos, ojos zarcos, apagados por el frío de la muerte, medio hundidos en las órbitas, de mirar profundo, noble pensador, nariz aguileña ligeramente encorvada en la mitad; pómulos huesosos y marcados, en los que proyectaba tibiamente el resplandor de la luz; boca severamente modelada, sombreada por espeso bigote y barba del color de los cabellos, todo simétricamente armonizado, enaltecido por un ligero tinte de melancólica dulzura, de triste resignación, formaba un conjunto apacible, bello, como animado por la risueña mirada de Dios. […]

Pasó una hora.
El semblante del enfermo se contrajo dolorosamente; abrió los ojos, incorporose difícilmente sobre el lecho, y exclamó con voz apagada y lánguida.
—¡Padre… me siento morir! […]

Su agonía fue tranquila.
Parecía que Dios le atenuaba, en aquel trance, lo acerbo de su congoja.
A la mañana siguiente, cerca del mediodía, despidiose de su esposa en estos términos:
—Adiós, Catalina… adiós… Hasta que nos unamos por siembre en la otra vida.
Catalina desecha en llanto lo abrazó con efusión.
Él suspiró un beso en su frente.
Después levantando el melancólico semblante, añadió:
—¡Bendecidme, padre mío! … me llaman a descansar.
El padre alzose solemne, y con el rostro lleno de dolor, con entrecortado acento, exclamó:
—¡Varón virtuoso y cristiano, yo os bendigo una y mil veces en nombre del Señor!
—Gracias, contestó imperceptiblemente; me habéis hecho… mucho bien.
Fueron sus últimas palabras.

Y sin esfuerzos ni convulsión, semejante a una lámpara que se apaga, rindió su alma al Creador.

(Federico Sawa: “La muerte de Cervantes”, 1862)

Del 18 al 23 de abril GRISO contará en Twitter los últimos días de Cervantes (#ÚltimosDíasCervantes)

Contar en Twitter cómo fueron —o cómo pudieron ser— Los últimos días de Cervantes, tal es el objetivo de la campaña de comunicación que va a llevar a cabo el Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO) de la Universidad de Navarra. El relato se irá construyendo a lo largo de la próxima semana, del 18 al 23 de abril, desde la cuenta del GRISO (@griso_unav) con la etiqueta #ÚltimosDíasCervantes.

UltimosDiasCervantes_Meme

Se trata de relatar cómo vivió esos días el autor del Quijote a partir de datos bien documentados, pero también de imaginar qué recuerdos pudieron haber pasado por su cabeza cuando se encontraba “Puesto ya el pie en el estribo, / con las ansias de la muerte”, en su madrileña casa de la calle del León, esquina con la de Francos (hoy de Cervantes). El proyecto combina, por tanto, el rigor de la información objetiva (documentación de época, investigaciones biográficas, bibliografía cervantina…) con ciertas dosis de recreación literaria porque, como es evidente, resulta imposible adentrarse en el pensamiento más íntimo del genial escritor…

Pretendemos reconstruir un arco temporal que va desde el 18 hasta el 23 de abril de 1616, fecha en que Cervantes es enterrado en el convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid. Hasta el 22 de abril, día de su muerte, la voz enunciadora corresponde al propio Cervantes: recuerdos de su vida pasada (que acuden a su mente con cierto «orden desordenado»), desde la conciencia plena de su valía como escritor, con sus triunfos ——también fracasos— literarios, con desengaños y sueños incumplidos, en suma, un balance vital pleno de lucidez pero, a la vez, necesariamente parcial, azaroso, subjetivo… En la medida de lo posible, se utilizan frases tomadas de los propios escritos cervantinos, a veces dichas por algunos de sus personajes, pero con la licencia de haber sido adaptadas aquí a la ocasión. Desde el momento de su fallecimiento, otra voz narradora —una tercera persona, un testigo contemporáneo de los acontecimientos— asume el relato del entierro de Cervantes y nos proporciona algunas de las reacciones —reales, posibles, imaginarias…— que se producen en la Villa y Corte tras conocerse la noticia de la muerte del príncipe de los ingenios españoles.

El proyecto ha sido dirigido por el profesor Carlos Mata Induráin, Secretario del GRISO y vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Cervantistas, y ha contado con la ayuda del Servicio de Comunicación Digital de la Universidad de Navarra y la colaboración de tres alumnas del doble grado de Filología Hispánica y Periodismo: Celia Doria Seviné, Liliana Neva Valencia y Belén Torres Lozano.

Esta iniciativa forma parte del amplio programa de actividades que está desarrollando GRISO-Universidad de Navarra a lo largo de este año 2016, en el marco de las conmemoraciones del IV Centenario de la muerte de Cervantes, el cual incluirá diversas publicaciones, eventos académicos y otras actividades de extensión cultural. Este programa culminará con la celebración en la Universidad de Navarra (Pamplona), los días 19-21 de diciembre de 2016, del Congreso Internacional «Cervantes, su obra y su tiempo. Cuarto centenario (1616-2016)».